PARA COMULGAR ESPIRITUALMENTE
Cuando no sea posible por una u otra razón recibir a Cristo en forma sacramental, se le puede recibir espiritualmente. Procura pronunciar la siguiente oración con fervor ante el Santísimo Sacramento en el Sagrario, siempre que sea posible, haciendo propias cada una de las palabras, demostrándole a Jesús el deseo sincero de estar con Él.

ORACIÓN

Jesús mío, creo que Tú éstas realmente presente en el Santísimo Sacramento;

Te amo sobre todas las cosas y deseo ardientemente recibirte ahora dentro de mi alma; ya que no te puedo recibir sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón.

Señor, no soy digno ni merezco que entres en mi pobre morada, pero di una sola palabra y mi alma será sana, salva y perdonada.

El Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, guarden mi alma para la vida eterna.

Amén.

(Pausa)

Te abrazo y me uno todo a Ti. ¡Ah Señor!, no permitas que jamás me separe de Ti. Tú, no te ausentes de mí.

Te suplico, oh Señor mío Jesucristo, que la ardiente y dulce fuerza de tu amor, embargue toda mi alma, a fin de que muera de amor por Ti, así como Tú te dignaste morir de amor por mí.

Amén.