Jesucristo Sacramentado

Virgen Santa Maria de Guadalupe

¡Adorado sea el Santísimo Sacramento!    ¡Ave María Purísima!

Adoración Nocturna Mexicana

Parroquia Santa Isabel de Hungría

Hermosillo, Sonora, México, domingo 20 de abril de 2014
 
Suscríbete aquí y recibe gratis nuestro boletín Peticiones de oración: oramos por ti y tus intenciones por un mes ante el Santísimo Sacramento
 

Hijos de Dios...
¡Dios es nuestro Padre!



Meditación y Reflexiones Cristianas - Hijos de Dios: Hijos de Dios, ¡Dios es nuestro Padre!El mismo Cristo nos mostró esta verdad enseñándonos a dirigirnos a Dios como nuestro Padre, y nos señaló la santidad como imitación filial.

“A mí me ha dicho el Señor: Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy” (ver breve catequesis de Juan Pablo II).

Estas palabras del Salmo 2, que se refieren principalmente a Cristo, se dirigen también a cada uno de nosotros y definen nuestro día y la vida entera, si estamos decididos -con debilidades, con flaquezas- a seguir a Jesús, a procurar imitarle, a identificarnos con Él, en y a pesar de nuestras particulares circunstancias.

Somos hijos de Dios. Nunca acabaremos de comprender y de estimar suficientemente este don inmenso: ¡Hijos de Dios!

Esta no es una metáfora, ni es un modo piadoso de hablar. ¡Somos hijos de Dios! Esta realidad incomparable tiene lugar en el Bautismo (Concilio Vaticano II, Sacrosanctum Concilium), donde, gracias a la Pasión y Resurrección de Cristo, tiene lugar el nacimiento a una vida nueva, que antes no existía.

Ha surgido una nueva criatura (2 Corintios 5, 17), por lo cual el recién bautizado se llama y es realmente hijo de Dios. “El cristiano nace de Dios, es hijo suyo en el sentido real, por lo cual debe parecerse a su Padre del Cielo; su condición de hijo consistirá precisamente en participar de la misma naturaleza que Él.” (Teología Moral del Nuevo Testamento).

Cada día de nuestra vida constituye una gran ocasión para agradecer a Jesucristo, Nuestro Señor, el que nos haya traído el inmenso don de la filiación divina y que nos haya enseñado a llamar Padre al Dios de los Cielos: “Ustedes, pues, recen así: Padre …” (Mateo 6, 9).

El sentido de nuestra filiación divina define y encauza nuestra actitud y, por tanto, nuestra oración y nuestra manera de comportarnos en todas las circunstancias. Es un modo de ser y un modo de vivir.

Al vivir con sentido de hijos de Dios aprenderemos a tratar a nuestros hermanos los hombres.

El sabernos hijos de Dios nos enseña a comportarnos de modo sereno ante los acontecimientos, por duros que parezcan.

Nuestra vida se convierte en un activo abandono de hijos que confían plenamente en la bondad de un Padre a quien, además, están sometidos todos los poderes de la creación.

La certeza de que Dios quiere lo mejor para nosotros nos lleva a un modo sosegado y alegre aún en los momentos más difíciles de nuestra vida. Así es: el Señor nos da siempre los medios para salir adelante por los caminos más insospechados.

Dicho en pocas palabras: Dios todo lo sabe, todo lo puede, es bueno y nos ama; siendo hijos que confían en Él... ¿qué hemos de temer? Todo contribuye a nuestro bien mayor, aunque de pronto no lo entendamos.

Cuando nos encontremos con un problema, nuestra actitud es la de pedir más ayuda a nuestro Padre del Cielo, renovar nuestro ofrecimiento a hacer Su Voluntad y nuestro empeño por ser santo en todas las circunstancias, también en las menos favorables.

Esto lo dice la Sagrada Escritura: “No dejen que el pecado tenga poder sobre este cuerpo —¡ha muerto!— y no obedezcan a sus deseos. No le entreguen sus miembros, que vendrían a ser como armas perversas al servicio del pecado. Por el contrario, ofrézcanse ustedes mismos a Dios, como quienes han vuelto de la muerte a la vida, y que sus miembros sean como armas santas al servicio de Dios” (Romanos 6, 12-13).

La filiación divina, pues, es el fundamento de la verdadera libertad -la libertad de los hijos de Dios (Romanos 8, 21)- frente a todas las opresiones, y de modo singular frente a la esclavitud a que nos quieren someter nuestras propias pasiones.

Seremos verdaderos hijos de Dios Padre y, por tanto, herederos, si contemplamos y tratamos a Jesús. Él nos enseña en todo momento el camino que lleva al Padre.

Recordémoslo cuando nos acerquemos a la Santa Eucaristía, Él nos llevará a tratar a los demás con un gran respeto, como corresponde a hijos de Dios.

Índice de Reflexiones  Índice de Temas  Ir a la Portada

 
Enlaces Bienhechores
Anuncios Patrocinados ¿Qué es esto?



Desde 1-marzo-2009 

    Añádela a tus Favoritos
 
Google
 
Suscríbete aquí y recibe gratis nuestro boletín Peticiones de oración: oramos por ti y tus intenciones por un mes ante el Santísimo Sacramento