Jesucristo Sacramentado

Virgen Santa Maria de Guadalupe

¡Adorado sea el Santísimo Sacramento!    ¡Ave María Purísima!

Adoración Nocturna Mexicana

Parroquia Santa Isabel de Hungría

Hermosillo, Sonora, México, jueves 24 de abril de 2014
 
Suscríbete aquí y recibe gratis nuestro boletín Peticiones de oración: oramos por ti y tus intenciones por un mes ante el Santísimo Sacramento
 

Los Propósitos de la Oración

Meditación y Reflexiones Cristianas: Los Propósitos de la OraciónEn Cristo tiene lugar la plenitud de la Revelación. En su palabra y en su vida se contiene todo lo que Dios ha querido decir a la humanidad y a cada hombre. En Jesús encontramos todo lo que debemos saber acerca de nuestra propia existencia, en Él entendemos el sentido de nuestro vivir diario. En Cristo se nos ha dicho todo; a nosotros nos toca escucharle y seguir el consejo de Santa María: “Haced lo que Él os diga” (Juan 2, 5).

Ésa es nuestra vida: oír lo que Jesús nos dice en la intimidad de la Oración, en los consejos de la dirección espiritual y a través de los acontecimientos que Él manda o permite, y llevar a cabo lo que Él quiere de nosotros. A la oración hemos de ir a hablar con Dios, pero también a escuchar sus consejos, inspiraciones y deseos acerca de todos los aspectos de nuestra vida. Nuestra Madre nos enseña a escuchar a su Hijo, a considerar las cosas en nuestro corazón como Ella lo hacía (Lucas 2, 19).

A la oración sincera, con rectitud de intención, y sencilla, como habla un hijo con su padre, un amigo con su amigo, “están siempre atentos los oídos de Dios”. Él nos oye siempre, aunque en alguna ocasión tengamos la impresión de que no nos atiende. Y también nosotros debemos prestar atención a Jesús que nos habla en la intimidad de la oración.

El Señor deja en el alma abundantes frutos, aunque a veces nos pasen inadvertidos. Procuremos rechazar cualquier distracción involuntaria, veamos qué debemos cuidar para mejorar ese rato de conversación con el Señor, y seguir el ejemplo de los santos, que perseveraron en su oración a pesar de las dificultades.

Al hacer nuestra oración, siempre tenemos a nuestro Ángel Custodio a nuestro lado, para ayudarnos y llevar nuestras peticiones al Cielo (comparar con Mateo 18, 10). Examinemos si nosotros estamos atentos a lo que quiera el Señor decirnos en nuestro diálogo.

Los propósitos que sacamos de la oración deben estar bien determinados para que sean eficaces, para que se plasmen en realidades o, al menos, en el empeño por que así sea: “planes concretos, no de sábado a sábado, sino de hoy a mañana, y de ahora a luego”, como dice J. Escrivá de Balaguer, en su libro “Surco”.

Los propósitos diarios y esos puntos de lucha bien determinados -el examen particular- nos llevarán de la mano hasta la santidad, si no dejamos de luchar con empeño. Con la ayuda de la Virgen podremos llevarlos a la práctica.

Índice de Reflexiones  Índice de Temas  Ir a la Portada

 
Enlaces Bienhechores
Anuncios Patrocinados ¿Qué es esto?



Desde 1-marzo-2009 

    Añádela a tus Favoritos
 
Google
 
Suscríbete aquí y recibe gratis nuestro boletín Peticiones de oración: oramos por ti y tus intenciones por un mes ante el Santísimo Sacramento